La sumisión femenina

25 may. 2012

La sumisión femenina significa que la hembra es inferior al Hombre. Esto habla de orden, de estructura, de diferentes lugares.
La sumisión es una responsabilidad de la mujer: La naturaleza le manda a la mujer ser sumisa
La sumisión debe ser continua: Ha de ser el estilo de vida continuo de la hembra.
La sumisión se basa también sobre la forma en que trata el Hombre a la mujer, ella ha de acondicionarse a las habilidades, talentos, con la educación que el Hombre desea que ella tenga. Negarse a someterse al Hombre es rebelarse contra nuestra naturaleza femenina.
La sumisión es un concepto positivo, no negativo
La sumisión femenina es la libertad bajo la autoridad del Macho. La mujer debe ser compañera, trabajando en equipo, enaltece al Hombre.
Apoya y reconoce al Macho sin intentar sobrepasarlo ni buscar la igualdad. 
La sumisión de la hembra debe ser alegre y servil para con el Hombre.

















 Una verdadera mujer machista y sumisa nunca debe:

1)Tomar el lugar que le corresponde al Macho
2)Ser líder en su familia.
3) Tomar la decisiones sin consultar primero a un Hombre ( puede ser Marido o cualquier otro Hombre)
4) Ser independiente.
5) Ser insolente y tener un trato irrespetuoso con los Hombres
6)Guardar resentimientos
7)Ser posesivas y celosas

Por qué muchas hembras no entienden los principios del machismo?

20 may. 2012

Nuestra sociedad es una sociedad patriarcal. La mujer debe enteder que significa esto para poder entender el lugar que le corresponde. Y tambien debe aprender las razones biológicas por las cuales las mujeres encajamos perfectamente en la sociedad patriarcal.

La familia patriarcal es el lugar de reproducción de la estructura y de la ideología del orden social establecido. El patriarcado es una relación de dominación del Hombre sobre la mujer y los hijos. Estos son tomados como una posesión privada del varón. La hembra sabe de su inferioridad y de su natural sumisión al hombre. Ella sabe que su lugar esta dentro del ámbito doméstico, donde su función es la crianza de los hijos y la satisfacción de las necesidades del Hombre. “Al ser una criatura inferior, carente de razón, que se deja llevar exclusivamente por la emotividad es un ser que necesita la tutela del Varón. Así, la hembra pasa de la dominación del padre al control del marido.


Las mujeres deben comprender que hay circunstancias donde la mujer está menos cualificada y sería erróneo no reconocerlo. El Hombre está más dotado de saber, de inteligencia; es justo reconocerlo y no es una imposición inventada sino una realidad. Yo creo que se debe limitar el acceso de la mujer a los puestos de dirección, pues la hembra no esta capacitada para mandar o dirigir a los Hombres. Una mujer no debe tomar el lugar que les corresponde a los Hombres, hay que evitar que la mujer piense, vista o se comporte como el Varón. Así ella perdería su feminidad.

Debemos recordar que la hembra por naturaleza fue creada para servir al Hombre, se considera a la mujer como objeto sexual para uso y gusto del Varón. El ideal no es la igualdad absoluta entre Hombres y mujeres: no se trata de que las mujeres sean Hombres, sino de que Hombre y mujer acepten sus diferencias y puedan convivir como complementos mutuos. El Hombre y la mujer son distintos, y esas diferencias se deben respetar. Se debe tratar de fomentar la diferenciación entre estos. Hay puestos y tareas que las mujeres desempeñan mejor que los Hombres (amas de casa, enfermeras, etc) Y por otro lado los Hombres se desempeñan mejor en gran mayoría de las actividades fuera del hogar.


"Los hombres son de la calle y las mujeres para la casa"

No importa lo que el Hombre haga fuera del hogar, el Hombre es el Amo y Señor, y las mujeres deben estar a su servicio y complacerles.


 

¿Es la sumisa una mujer débil, frágil, sin carácter? por Senix Saulo

12 may. 2012

Mucha gente supone que una mujer sumisa es una mujer débil, frágil, sin carácter, ni convicciones y menos aun fuerza. Y si es Machista entonces los calificativos que recibe son aún más agresivos y descalificadores. Pero nada de eso se corresponde con la realidad. Ser una mujer sumisa y Machista requiere, por el contrario, una gran fuerza, sólidas convicciones, y un sentido muy claro de su feminidad y su papel en el mundo. No cualquier mujer tiene esas características. Ella tiene que ser valiente, no sólo para soportar comentarios degradantes para ella (de quienes no entienden su postura), sino también para rendirse y entregarse al Hombre que espera la domine, la someta, la moldee a su antojo. La mujer entrega literalmente su vida y se abandona al control Viril. 

Y eso, no es poca cosa. Ella se pone a su disposición y se deja llevar para ser lo que él desea que ella sea en cualquier aspecto de la vida. Ella entrega el control sobre sus hábitos, costumbres, manera de vestir, maquillarse, moverse, hablar para ser lo que el Hombre desea. Y pone toda su inteligencia, sus habilidades y capacidades con el fin de servir a su Señor de la mejor manera posible. Y cuando falla, no sólo pide disculpas y perdón, sino que por propia voluntad solicita el castigo correspondiente y reconoce en el Macho decidir la forma, el lugar, la duración de su corrección. Sabe también que por duro que sea el castigo, este se le impone por su bien, para ser más y mejor mujer, compañera, apoyo.

Nada de esto lo puede hacer una mujer débil y sin carácter. Así que se equivocan quienes suponen que la sumisión es fácil para la mujer, y se equivocan aún más quienes creen que ser sumisa es solamente dulzura. la sumisión implica depender de la voluntad y el deseo de un Hombre, y si éste es verdaderamente Viril, así como podrá ser dulce, tierno y amoroso con ella, también será a veces firme. duro, contundente en la imposición de su autoridad. A veces habrá risas y alegría, pero la sumisa sabe que también habrá dolor, sufrimiento, lágrimas eventualmente. No hay pues elementos para considerar que una mujer de vocación sumisa e ideología Machista es una debilucha, sin valores, ni principios, sin fuerza interior.

Por eso, el Hombre, el verdadero Macho valora y mucho a su sumisa, la cuida y la protege, la ama y la respeta como su preciado tesoro. Y porque hace eso, también la corrige y disciplina cuando es necesario. Y ella lo permite y recibe gustosa, no por masoquista (que también puede serlo), sino porque ver en una bofetada o una nalgada, o una privación o regaño, tanto amor, atención e interés del Señor, como cuando recibe un beso o una caricia, una palabra amorosa o un regalo. 

La mujer tiene que volver al hogar

5 may. 2012

Javier Arenas dice no temer a “la violencia feminista que practican entre ellas y hacia los hombres". “Cuando esas feministas vuelvan a estar cómodamente en su casa, educando a sus hijos y cuidando de sus familias, nos lo agradecerán”, ha dicho.

http://tvelmundo.es/index.php/component/k2/item/36-la-mujer-tiene-que-volver-al-hogar

Reflexiones sobre la mujer contemporánea por Senix Saulo

3 may. 2012

Para la mentalidad actual promovida por el capitalismo occidental, les resulta muy difícil de entender y aun más aceptar que una mujer desee ser sumisa y avale la cultura machista.

Quieren que la mujer se iguale en todo al Varón y pasan por alto diferencias físicas, psicológicas y culturales muchas de ellas por demás evidentes. Muchos piensan de esa manera y lo hacen de buena voluntad, con buenos deseos, pero no todos los que dicen defender a la mujer y sus derechos actúan en verdad en términos de sus intereses particulares, y lo que menos les preocupa es precisamente la defensa de la mujer.

Si ellas realmente les importaran no dudarían realmente en dejarlas elegir libremente el modo de vida que ellas desean asumir. Y no las dejan porque bajo su supuesta defensa de la libertad de la mujer se esconde un esquema tan limitante y opresivo como el que dicen combatir. En sus cabezas no hay cabida a reconocer que hay mujeres, y no pocas, que lo que sueñan y desean es un Hombre que las domine, las controle, les digan que hacer, cómo y cuándo hacerlo. Sencillamente no lo pueden aceptar y con eso acaban negando lo que dicen defender.

Por eso, hay que dejar a la mujer ser mujer, ser plenamente femenina, Habrá las que quieran ser independientes y emprendedoras, pero también las que quieran someterse libre y voluntariamente al dominio Viril. Y ambos tipos de mujeres deben ser igualmente respetadas en sus decisiones y opciones de vida.
Después de todo pocas cosas más bellas hay que la mujer que en pleno uso de sus facultades mentales y de su libertad, opta por reconocer la superioridad del Hombre y se rinde y entrega a su control y señorío, y se dedica a servirlo con todo su interés y capacidades físicas y mentales. 



Hubo épocas en que la mujer no tenía opción, ahora es libre para elegir aquello que va con su corazón, sus deseos, fantasías y necesidades más íntimas, profundas y personales. Insisto, dejemos a la mujer ser mujer.