Pequeña reflexión sobre el dominiosy la esclavitud como expresiones de amor por Senix Saulo

29 abr. 2013

Se pueden dar mil argumentos en contra, se puede decir que es políticamente incorrecto, se puede hablar de igualdad de derechos, etc. pero la historia nos enseña que en todos los tiempos y sociedades de que se tiene algún dato fidedigno, los Hombres han dominado a las mujeres. Y no hay evidencia alguna de que las mujeres en general ser rebelaran en contra de ello. Sí, han habido protestas aquí y allá, pero siempre han sido insignificantes y en muchos casos han sido acalladas por la mayoría de las mujeres.

Sí, han sido ellas las que han acallado las revueltas feministas y las que han peleado en favor del Patriarcado, el Machismo, la Dominación Masculina. No ha habido necesidad de que el Hombre ejerza su Dominio de manera brutal y salvaje, como se pretende hoy hacer creer. En la mujer yace inconsciente no sólo la necesidad sino el deseo de SER SOMETIDA Y SUBYUGADA POR EL HOMBRE. Algunas lo han logrado hacer consciente y lo han exteriorizado, mostrando así su gran feminidad. Y es hermosos cuando una de ellas lo hace reconociendo su inferioridad y deseo de ser SOMETIDA.


Como se trata de un fenómeno prácticamente universal, no queda sino llegar a la conclusión de que lo que en estos tiempos sucede es una verdadera aberración, antinatural, que por serlo, crea problemas donde no debiera haberlos y hace infelices a Hombres y mujeres. Hoy hay que pelear porque ese orden natural se recupere y con él, la estabilidad de la sociedad y la felicidad de Machos y hembras. Y las mujeres que son conscientes e su papel y lugar, deben luchar a brazo partido para que otras mujeres reconozcan y acepten ese papel y lugar que lejos de insultarlas o vejarlas, las dignifica como mujeres.


Especial atención y cuidado hay que brindar a las niñas y jovencitas para que se realicen como hembras de manera completa y satisfactoria. Que descubran el gozo de servir y la felicidad de estar bajo las ordenes de un Hombre. A los Muchachos hay que enseñarles desde chicos a mandar y hacerse obedecer, pero cuidando de que ejerzan su liderazgo con sensatez y buen tino. No se tratad e mandar por mandar, aunque sea su derecho innato, sino de hacerlo con la mira puesta en CONTROLAR A la mujer, dirigirla, guiarla, de manera racional y amorosa. Primero a las hermanas si las hay, o a las primas y amiguitas, después, si así lo demanda la situación, a su propia madre, que al fin mujer requiere siempre de la guía Masculina, después será a las novias, esposas e hijas.



Históricamente la "cabeza" de la mujer ha sido el HOMBRE, y eso, a mi parecer, significa que la mujer debe considerar como superiores los pensamientos y razonamientos Masculinos a los suyos propios, por lo que ella debe aceptar que las ideas de Él son las más correctas y justas y debe asumirlas como propias. Para el Hombre esos significa que debe utilizar su "cabeza" para guiar y dirigir a la mujer, para pensar en cuidar de ella, protegerla, orientarla y, claro está demostrarle en todo momento SU DOMINIO SOBRE ELLA.

Que ella sienta su SUPERIORIDAD indiscutible siempre que sea necesario. La demostración de DOMINIO, la capacidad de SUBYUGARLA Y SOMETERLA a Su voluntad, es la mejor manera de expresarle su amor e interés por ella. En contrapartida, la esclavización de ella, el ser su esclava, es la mejor y más sublime expresión de su amor por ÉL.